Pizza Vegana Casera

Con esta receta verás cómo se hace una deliciosa y sabrosísima Pizza Vegana casera. La pizza vegana no lleva alimentos de origen animal. Degustar esta pizza con masa casera es un placer.

Versión en Pdf :           Pizza Vegana   ENVI

 Ingredientes

Para la masa de pizza casera:

  • 250 ml de agua templada (un vaso a temperatura ambiente)
  • 350 gr de harina de fuerza W 300 (en supermercados o panaderías)
  • 6 g  de levadura de panadería un sobre de lev de panad Royal o 15 g de levadura fresca de panadería
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • media cucharadita de azúcar ayuda a que suba mejor la masa (opcional)

Relleno de la PIZZA VEGANA:

  • 100 ml de Tomate Frito o Triturado
  • 8 lonchas de Queso Vegano
  • Bacon Vegano
  • Champiñones
  • Tofu
  • 2 Tomates Natural (en lonchas)
  • Orégano

.

 Preparación:

  1. Para hacer la masa: Deshacemos la levadura en el vaso de agua templada o fría y añadimos el azúcar. En un bol echamos la harina mezclamos la sal y vamos echando el agua con levadura removiendo con una cuchara. Añadimos un chorro de aceite de oliva, amasamos y vamos añadiendo el agua. Es mejor que la masa quede mas mojada porque en el horno se evaporará el agua que le sobre y le irá bien. Quitamos la masa del bol a la mesa y amasamos unos 8-10 minutos estirando con la palma de la mano y recogiendo la masa con los dedos que debe quedarnos compacta, ni blanda ni demasiado seca. Y vamos manchando las manos y la mesa de harina para que no se nos pegue la masa. Ponemos la bola de masa en el bol pringado de aceite para que luego se nos despegue fácilmente, tapamos con un film plástico para que no se reseque y la dejamos reposar unos 40 minutos para que suba en una zona templada y sin corrientes de aire a unos 30-40 ºC si es posible.
  2. Después de reposar la masa, que habrá aumentado más del doble de su volumen inicial, quitamos el aire con los dedos y la dividimos en 2 bolas iguales, que serán 2 pizzas, puedes dejar la otra en la nevera para el día siguiente. Cogemos una de las bolas y la estiramos con un rodillo manchado de harina, la estiraremos si es posible encima de papel de hornear es mucho más limpio y comodo.
  3. Colocamos la masa en una bandeja de horno sobre el papel de hornear. Extendemos una capa de salsa de tomate, a continuación distribuimos el queso. Y repartimos el resto de ingredientes, podemos poner también calabacín, tomate natural, cebolla y una generosa capa de queso… todo ello picado en trozos pequeños. Por último espolvoreamos orégano por encima. Colocamos la bandeja en la zona media del horno y horneamos durante unos 10-12 minutos a 220ºC, hasta que tenga el aspecto deseado. Buen provecho!

 

 Recuerda…

  • ¿qué es la harina de fuerza? ***  es un tipo de harina de trigo que se utiliza para hacer paneschurrospizzas, bollos, roscones… y es de una calidad superior a la normal. Tiene más almidón y por lo tanto, posee mayor contenido en gluten, de modo que sube más que la harina normal y se consiguen panes mas tiernos, sabrosos y esponjosos. La consecuencia de todo esto, es que para el amasado y el estirado tenemos que aplicar más fuerza, de ahí su nombre.  Para comprar la harina de fuerza será mas sencillo en panaderías y últimamente en supermercados y grandes superficies.
  • Medio kilo de harina, con su correspondiente levadura, da para hacer 4 pizzas individuales, por lo que si quieres hacer menos cantidad, sólo hay que recalcular las cantidades.
  • Para cortarla bien os recomiendo el corta pizzas de rueda de cuchillo, aunque debéis tener cuidado con no dañar nada.

 Más trucos…

  • El agua para hacer la masa debe estar templada, es decir, que al tocarla con el dedo este ligeramente más caliente. Si está demasiado caliente estropeará la levadura y por lo tanto, la masa no subirá.
  • Otra manera para estirar la masa es ponerla sobre un film plástico, colocamos otro film encima y pasamos el rodillo sobre él, quedando la masa en medio como si fuese un sandwich, y sin tener que mancharnos.
  • Para saber el punto de amasado hacemos una bola estirando la masa desde arriba y recogiéndola por abajo, haciendo una forma parecida a un champiñón presionamos ligeramente con un dedo. Si recupera la forma quiere decir que ya está preparada.
Share This
Scroll al inicio